Realizado por la estudiante:

ANDREA MAYA

En este proyecto Andrea busca Sumergirse en una cultura tan completa como la japonesa, nos traslada a un sinnúmero de creencias ancestrales de las cuales podemos rescatar la personalidad de su población, su actitud moral y las conductas deseables que constituyen el ámbito familiar, escolar y de amistad. Las características físicas nos exponen un juego de colores, formas y figuras que indican la participación de animales, plantas, objetos y, los estilos y maneras de vestir tradicional son puestas en escena con el objetivo de rescatar el arte gráfico oriental.

Desde los paisajes y el derroche de naturaleza es posible encontrarse con una serie de texturas que se generan a partir del uso de herramientas como el pincel en sus diferentes tamaños, permite la interpretación de la solidez de un clima cálido que se fusiona perfectamente con una vegetación florecida. El diseñador hace una propuesta ilustrativa con estos elementos que permiten entender la tranquilidad del espacio que allí se construye.

La simetría y la combinación de figuras geométricas y símbolos y signos propios de la cultura japonesa, nos permite conocer la dinámica del contexto nocturno de una ciudad diversa. Vemos como se genera una perspectiva de la arquitectura en la ilustración.

La gastronomía, es sin duda una de las maneras más puntuales de mostrar la cultura japonesa con todos sus elementos. Además la combinación de líneas, óvalos, círculos y la aplicación de técnicas de puntillismo . La organización de los ingredientes compone un plato tradicional.

La vestimenta japonesa es el icono que nos argumenta la cultura. En esta ilustración es claro entender que el diseñador quiere resaltar los rasgos físicos de una persona japonesa, como son sus ojos y la expresividad de sus labios, destacando su color, formas y elementos como líneas que complementan la narrativa gráfica.

196 View